Uno de los principales males de esta era digital es la despreocupación de muchos usuarios a la hora de realizar copias de seguridad de sus documentos. Está claro que no es suficiente preservar nuestros datos en cualquier servicio de almacenamiento en la nube, siendo el método más seguro el duplicar nuestro contenido en diferentes lugares. Realizar esta tarea a mano puede ser muy tedioso, por lo que utilizando herramientas como este Allway Sync podremos hacer que se sincronicen nuestras carpetas o unidades completas independientemente de si se trata de información local o albergada en cualquier servicio remoto.

allway-sync-imagen

La aplicación es gratuita para uso personal, ofreciendo la mayoría de funciones que necesitamos en un ámbito no profesional. El proceso de configuración es muy simple: simplemente debemos elegir sendas carpetas de origen y destino y proceder a la identificación y sincronización de los mismos. Podremos elegir entre carpetas locales, FTP, SSH, Amazon S3, Allway Cloud (su propio servicio de almacenamiento), WebDAV, Microsoft Activesync, archivos encriptados, Google Drive, Azure, OneDrive, iKeepinCloud, Dropbox, Amazon Cloud Drive, Google Cloud Storage, Box o Sync Gateway. Y lo mejor de todo, podremos configurar cada uno de estos servicios desde la propia herramienta y no tener que entrar a su panel de configuración particular. Todas las conexiones externas las realizará Allway Sync automáticamente.

allway-sync-1

Será posible crear varios perfiles diferentes (llamados aquí jobs) con los emparejamientos que queramos, además de quedar funcionando en segundo plano constantemente para tener acceso inmediato a las tareas de sincronización desde el escritorio. Dada la enorme cantidad de tipos de carpetas a sincronizar, las posibilidades son enormes. Por ejemplo, podremos sincronizar documentos locales con varios servicios de almacenamiento en la nube al mismo tiempo. O al contrario, hacer que todos los archivos que subamos a Google Drive se vayan a una carpeta remota de un disco duro local que tenemos conectado en red en alguna parte. Solo resta encontrar cuál es la mejor solución y sobre todo, ser muy conscientes de que ser redundantes con la información guardada es la mejor forma de preservarla en caso de catástrofe.

Sponsored content