Tag Archives: TrueCrypt

TrueCrypt es una herramienta con la que puedes crear unidades virtuales encriptadas en las que guardar todo tipo de información que consideres confidencial o de uso privado. Resulta muy práctico si quieres esconder determinados archivos de la vista de los demás, aunque sobretodo, resulta tremendamente útil para proteger documentos y archivos importantes ante problemas mayores como ataques de seguridad, pérdida del equipo o cualquier otra eventualidad que no puedas prever.

El programa es gratuito, y además es multiplataforma, así que da igual que uses Windows, Mac o Linux que puedes beneficiarte de sus características.

Para que te hagas una idea, la forma en la que trabaja TrueCrypt es creando una unidad virtual del tamaño que tú elijas y camuflándola en un archivo de cualquier tipo: TXT, JPG, ZIP, GIF, EXE… cualquier extensión puede ocultar el volumen cifrado por TrueCrypt, de forma que a simple vista nadie pueda sospechar de lo que es realmente.

Crear un volumen cifrado es muy sencillo. Basta con seguir los pasos que va marcando el asistente de configuración y seleccionar las opciones que más te convengan.

Al comienzo del asistente podemos elegir si queremos crear una unidad virtual cifrada simple o una oculta. La diferencia radica en que a la primera se accede simplemente introduciendo el password que hayamos configurado, mientras que el volúmen oculto dispone de dos claves de acceso (una real, otra ficticia) por si se da el caso de que nos veamos obligados a abrir la unidad cifrada ante cualquier tipo de coacción.

El siguiente paso será seleccionar el tipo de cifrado con el que quieres proteger la unidad virtual. TrueCrypt dispone de soporte para los algoritmos más potentes del mercado (AES, Serpent y Twofish), y puede combinarlos de distintas formas para darle mayor seguridad a tus archivos.

Una vez elegido el algoritmo de encriptación llega la hora de indicar el tamaño de la nueva unidad. Puede ocupar sólo unos kb, unos cuantos megas o varios gigas, depende de tus necesidades y del espacio que tengas disponible en disco. Por último, para finalizar el proceso, basta con darle formato a la unidad y ya estará lista para ser utilizada.

Lo bueno de TrueCrypt es que mientas tú no actives ninguna de las unidades virtuales que hayas creado, tanto éstas como su contenido serán completamente inaccesibles incluso para ti. En el momento que necesites abrir algún documento protegido o tengas que ejecutar alguna aplicación instalada por seguridad en alguno de los volúmenes, sólo tendrás que abrir la unidad de turno seleccionando el archivo de camuflaje desde su ubicación en el disco duro e introducir la contraseña (la buena) que hayas configurado.

Enlace | Descargar TrueCrypt para Windows

Enlace | Descargar TrueCrypt para Mac

Enlace | Descargar TrueCrypt para Ubuntu

Enlace | Web oficial de TrueCrypt

1 comentario