Las aventuras gráficas clásicas point and click conforman un género que apetece revisitar de vez en cuando al existir pocos subgéneros que hayan recogido el testigo de una producción tan prolífica hasta finales de los 90. Los fans del abandonware y nostálgicos en general conocerán perfectamente ScummVM, un intérprete capaz de ejecutar algunos de aquellos títulos en equipos actuales sin el engorro que supone configurar un emulador del viejo sistema MS-DOS (de hecho, gran parte de los juegos retro vendidos en plataformas como Steam o GOG utilizan DOSBox para hacerlos correr). Lo que pocos recuerdan es que existe un port para Android del mencionado ScummVM que adapta el control a pantallas táctiles y que en los últimos años se ha refinado para correr de forma mucho más fluída, amen de existir un buen puñado de referentes del género que actualmente pueden jugarse de forma gratuita y legal.

Hay un menú de configuración adicional en Android

Muchos usuarios opinan que el port para Android deja mucho que desear con respecto a la versión para máquinas de sobremesa, pero eso es porque no conocen las últimas mejoras introducidas, como la retirada de dependencias para cada juego a la hora de instaslarlo (ahora instalas una sola app y punto) o lo más importante: el segundo grado de personalización del que dispone la herramienta. Cuando la iniciamos y aparece el logo de bienvenida tendremos unos segundos para pulsar el botón superior Change device configuration desde el que tendremos acceso a un sinfín de opciones de configuración del que destacamos las más importantes:

  • Mapear acciones de teclado. ¿Recordáis los combates de Indiana Jones and the Fate of Atlantis y su predecesor en los que debíamos utiliar los cursores del teclado para golpear a los enemigos? En ScummVM existe un pequeño botón en la parte superior izquierda de la pantalla que despliega el teclado virtual, por lo que en caso de necesitarlo, en el apartado Remap Physical keys podremos mapear dichas teclas para el propósito que queramos, o incluso asignar acciones determinadas a los botones físicos o virtuales del propio dispositivo.

  • Emulación del ratón. Por defecto, el método de control en los juegos se regirá por nuestra propia pulsación en el área de la pantalla donde queremos que se “teletransporte el ratón”, un sistema que funciona bien en la mayoría de juegos, pero que no tiene por qué gustar a todo el mundo. Si nos vamos a Mouse emulation > Advanced features, tendremos la opción de usar un sistema de movimiento relativo del cursor similar al que podríamos tener, por ejemplo, en un touchpad.
  • Clic derecho. Otro detalle importante lo tenemos en el clic derecho, fundamental en algunos juegos como Lure of the Temptress así como en las aventuras gráficas que usan el intérprete SCI de Sierra o algunos títulos tardíos de LucasArts para cambiar el tipo de acción sin tener desplegar la barra superior. Por defecto, la forma de hacerlo es pulsando sobre el dedo sobre el punto de interés y, sin despegarlo, pulsar en cualquier otra parte de la pantalla con otro. En Mouse emulation > Right mouse click podremos elegir entre otros sistemas, como realizar una pulsación larga, recurrir a un botón físico o discernir entre dos grados de fuerza en la pulsación.

¿Cómo instalo los juegos en ScummVM?

Una vez que hemos configurado el panel anterior, entramos ya en el más reconocible menú de selección de juegos. Para que nos aparezcan en la lista debemos incluirlos manualmente desde la opción Añadir juego (claro). Una vez dentro debemos elegir la ruta donde hemos copiado los archivos del mismo. Para evitar líos, nada mejor que crear un árbol de carpetas en Downloads para ahorrarnos disgustos con permisos y demás historias. Para los menos curtidos, la mencionada carpeta la encontraremos en /sdcard/downloads. Evidentemente, antes de proceder tendremos que haber introducido los archivos de cada juego en el terminal, pero nada de archivos comprimidos como si se tratara de ROMs para emuladores. Una vez accedamos con el navegador a la carpeta donde están los archivos y le demos a Aceptar, ScummVM detectará automáticamente de qué juego se trata, pudiendo además elegir el idioma en el que lo ejecutaremos en caso de incluir varios.

Dato importante: ScummVM tiene dos grados de configuración por ámbito. Expliquémonos. En el apartado Opciones del menú principal podremos asignar los valores por defecto a nivel visual y sonoro que se utilizarán y que serán comunes a todos los juegos instalados, pero si teniedo seleccionado un título de nuestra lista le damos a Editar juego, podremos modificar todos esos mismos parámetros pero sólo para ese título en cuestión. Para concretar, lo que más nos interesa de estas opciones es el tema visual, pues en el ámbito sonoro, y salvo que seamos unos apasionados del sonido chip, poco variará nuestra nuestra experiencia si elegimos emular un Roland MT-32 o una tarjeta AdLib. Si no os suena esto último haced caso omiso y pasad a lo siguiente.

Hay dos elementos diferenciadores aquí. Una cosa es el desplegable de Modo gráfico, que se trata del filtro post procesado que vamos a aplicar a los juegos en caso de que no nos agraden los gordos píxeles de resoluciones de 320×200 y similares, cosa de la que deberíais estar avergonzados en caso de ser así. Filtros como SuperEagle, Super2xSAI el escalado por múltiplos le sonarán a los que hayan trasteado con emuladores, y aquí su funcionamiento es exacto. Por otro lado está el Renderizado, que nos permite seleccionar entre el tipo de controlador gráfico que ScummVM va a intentar simular para el juego. Si lo dejamos por defecto recurrirá al familiar VGA, pero si queremos destrozarnos las retinas con el verde y rosa del modo CGA, estamos en nuestro libre derecho de hacerlo.

Juegos abandonware libres y gratuitos para usar en ScummVM

Los involucrados en el proyecto ScummVM realizan una labor que casi podría considerase filantrópica al ponerse en contacto con los creadores originales de videojuegos marcados como abandonware para tener acceso a sus recursos y código interno con el que afinar la emulación. Gracias a esto, han conseguido el beneplácito oficial de muchos estudios para distribuir sus títulos de forma gratuita, los cuales pueden descargarse desde su web oficial (y desde Uptodown, enlaces más abajo). Estos son algunos de los títulos que podemos agenciarnos:

Dreamweb

Una obra especial para el que suscribe en la que encarnamos a un perturbado mártir en una decadente distopía de corte cyberpunk. Con una estética y perspectiva totalmente diferente a lo que nos tenía acostumbrado el género, Dreamweb es una aventura adulta desarrollada en 1994 por el estudio Digital Reallity. Además, está completamente traducido y doblado al castellano e incluye un pequeño diario escrito por el protagonista a modo de relato introductorio. Poco más se puede pedir. [Descargar]

Lure of the Temptress

Antes de lucrase con la saga Broken Sword, Revolution Software lanzó a principios de los 90 dos aventuras gráficas que quizás no fueran tan sonadas como la producción de LucasArts o Sierra pero que en muchos aspectos están a la altura. Lure of the Temptress es una aventura de corte medieval fantástico cuya principal virtud es la de ofrecer el llamado sistema Virtual Theatre, que se utilizaría en títulos posteriores del estudio y donde los personajes y escenarios se mueven e interaccionan de forma independiente a nuestras acciones. [Descargar]

Beneath a Steel Sky

El otro gran juego de Revolution software llegó también en 1994. En este caso se trata de una aventura de ciencia ficción en el que la tierra ha sufrido una devastación medioambiental y dos megacorporaciones se disputan la supremacía. Nuestras andanzas en una enorme ciudad futurista llena de entuertos políticos y de espionaje hacen de Beneath a Steel Sky otro gran injusto olvidado. [Descargar]

Flight of the Amazon Queen

Una aventura que transpira ferencias pulp por los cuatro costados. Un piloto se estrella en El Amazonas junto a una estrella de cine y parte de su equipo, y donde nos toparemos con científicos locos que quieren dominar el mundo, tribus ancestrales y no pocas similitudes con Indiana Jones hasta el punto de considerarse casi una exploitation de los juegos de LucasArts. Y no por ello es mal producto ni mucho menos, todo lo contrario. [Descargar]

Drascula

Producto patrio para rematar. La producción de género en España no es que fuera muy prolífica, pero muchos recuerdan con cariño esta parodia de Drácula en la que encarnamos a Johny Hacker durante su periplo para rescatar a la bella Billie Jean (en serio) de las garras del conde Dráscula y las huestes de su castillo. “¡Eooo, tabernerooo!” [Descargar]

Sponsored content

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here