Está de moda eso de crear videojuegos por hobby sin tener que realizar grandes inversiones, y por eso cada vez prolifera una mayor cantidad de entornos de desarrollo asistido, ya sea el asequible sistema drag&drop de propuestas como Game Maker o la versatilidad de Unity. Precisamente en la línea de este último está Godot Engine, un interesante motor para crear videojuegos tanto 2D como 3D que acaba de lanzar su primera versión estable, capaz de exportar proyectos a un sinfín de plataformas y lo mejor de todo: libre y de código abierto.

De entrada, la herramienta puede parecer algo tosca durante los primeros instantes frente a su interfaz al carecer de asistentes o guías integradas, pero tras seguir alguno de los muchos tutoriales disponibles en su página oficial nos damos cuenta de que el motor no se anda con florituras, ofreciendo una gran profundidad y flexibilidad gracias a su jerarquización de elementos y claridad a la hora de distribuir opciones contextuales de forma coherente en pantalla. O lo que es lo mismo, Godot Engine resulta un entorno sobrio, claro y funcional.

godot-engine-1

Su estructura de escenas, nodos y propiedades predefinidas agiliza mucho determinadas acciones. Un ejemplo simple: Creamos un objeto como el de la foto adjunta (disponible en los ejemplos mencionados antes) al que queremos asignar unas determinadas cualidades de colisión y comportamiento físico. El elemento RigidBody2D es una propiedad que podemos asignar a un nodo cualquiera, y que ya de por sí incluye una serie de variables personalizables de peso, tamaño, colisión y otros tantos valores configurables que no requieren tocar código directamente. Ubicando el objeto en nuestra escena y añadiendo también una superficie sólida como suelo tendremos en algo menos de tres minutos un peregrino pero ilustrativo ejecutable de prueba.

Para definir comportamientos e interacciones, el programa dispone de su propio lenguaje de alto nivel denominado GDScript, al que se le pueden sacar ciertas similitudes con Python. Con leves nociones de algoritmia, y si ya hemos flirteado con alguno de estos lenguajes, no tendremos problema alguno. Además, el editor incluye ayudas integradas de autocompletado y sintaxis para diferenciar elementos, depurador, navegador de clases e incluso una API para la inserción de código en C++. Desde su web oficial se hace especial hincapié en el eficiente uso de memoria a la hora de compilar los juegos, mal endémico en el software asistido para la creación de videojuegos.

godot-engine-blog-1

En cuanto a sus capacidades, al contrario de lo que sucede con otros motores como Unity, el sistema de creación de juegos 2D no es una variante ‘falseada’ de un entorno tridimensional, teniendo su propio sistema de edición orientado a elementos planos en el que podremos manipular y redimensioar objetos con interacción visual directa como si de una suite de edición de imágenes se tratase en cuanto al uso de capas y ubicación mediante coordenadas.

El editor 3D es otra historia. Corriento sobre OpenGL ES 2, permite la exportación de modelos tridimensionales desde conocidas herramientas como 3DStudioMax, Maya o Blender. A nivel visual permite la aplicación de todo tipo de efectos de iluminación, sombreado y filtros de post-procesado, con herramientas específicas como la manipulación de personajes a partir de esqueletos móviles para crear animaciones.

La herramienta está avalada y creada por miembros de OKAM Studio, quienes llevan trabajando más de una década en su producto, utilizándolo en el desarrollo de muchos de sus títulos comerciales lanzados. Lo que tenemos ahora en nuestras manos es la primera versión estable (1.0) del motor, habiendo muchos planes de futuro con los que ampliar las ya de por sí enormes posibilidades de su producto, que permite exportar nuestros proyectos a Windows, Mac, Linux, iOS y Android entre muchas otras plataformas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here