Haz root a tu dispositivo Android en segundos con KingRoot

Existen muchos métodos (y motivos) para rootear nuestro dispositivo Android, aunque no todos están al alcance del usuario medio tal y como demuestran esos largos y engorrosos tutoriales que podemos encontrar en los foros de XDA-Developers. Towelroot era una de las aplicaciones preferidas para hacer root, ya que su funcionamiento se limitaba a pulsar un botón y esperar unos segundos. La utilidad china Kingroot sigue esta estela, ofreciéndonos un proceso simple y totalmente automatizado compatible con un gran número de dispositivos, con el aliciente de que tras su última actualización a la versión 4.0 es capaz de rootear incluso teniendo Android Lollipop.

Cosas a tener en cuenta

La más importante y que no nos cansamos de repetir: si vas a rootear tu dispositivo asegúrate de que entiendes en qué consiste y qué ventajas (e inconvenientes) puedes tener. Está muy bien eso de poder hacer cosas como instalar roms personalizadas, acceder a las actualizaciones de Android mucho antes o tener acceso a herramientas que requieren permisos superuser, pero si en lo que va de párrafo ya te has perdido con la nomenclatura, mejor olvídate del proceso. Cada smartphone es un mundo, y los sistemas de recuperación difieren de un modelo a otro, por no hablar de la remota (pero factible) posibilidad de que el proceso se bloquee a la mitad y tengamos que realizar una restauración de fábrica, así que asegúrate de tener copia de seguridad de tu información.

kingroot-android-1

En cuanto a su funcionalidad, en principio es capaz de rootear casi cualquier versión de Android. Según la página web se traga desde 2.X hasta 5.1. Respecto a los modelos soportados, resulta muy complicado dar una lista concreta, ya que echando un vistazo por la red, mismos usuarios con mismo smartphone y misma versión del sistema operativo tienen resultados diferentes. Por suerte, la propia herramienta se encarga de informarnos de la eficiencia del proceso antes de realizarlo como veremos a continuación.

LEE TAMBIÉN:  Diez apps de Android indispensables para usuarios root

Cómo funciona Kingroot

De entrada, Kingroot es una aplicación que se aprovecha de vulnerabilidades en Android para aplicar el rooteo, por lo que muchos antivirus pueden considerarlo como malware del mismo modo que puede serlo un keygen o parcheador, con la diferencia de que rootear nuestro dispositivo es completamente legal. Por eso, cuando intentamos instalar la APK, el sistema nos advertirá que se trata de un archivo dañino aunque a efectos prácticos no lo sea.

Una vez instalado, nos toparemos con una pantalla en perfecto chino en la que se nos ofrecerá una información valiosa de cara a proceder al rooteo. Estos son los datos.

  • (Abajo a la izquierda) Una valoración sobre tres estrellas con el porcentaje de éxito estimado a la hora de realizar el rooteo sobre nuestro modelo de Android.
  • (Abajo en el centro) El tiempo estimado que tardará el proceso desglosado en minutos y segundos.
  • (Abajo a la derecha) El número de veces que se ha rooteado con éxito el dispositivo con la versión de Android y dispositivo sobre el que está corriendo la aplicación.
  • (Abajo del todo) Un botón azul que al pulsarlo comenzará el proceso de rooteo.

En la siguiente pantalla veremos un porcentaje de progreso que indica el estado del progreso de rooteo. En la parte inferior una frase nos advierte que es normal que el dispositivo se reinicie.

kingroot-android-2

Tras la instalación

El mejor método para comprobar si hemos realizado el proceso correctamente es instalando la aplicación Root Checker, que comprobará si nuestro dispositivo ya es root. Por otra parte, es más que recomendable instalar una herramienta de administración de permisos como SuperSU que nos permitirá limitar el acceso que servicios y herramientas externas piden para funcionar, ya que aunque tras la instalación se instala automáticamente la aplicación de control de permisos KingUser, nos sonará a chino, literalmente. Teniendo en cuenta que ahora estaremos más ‘desprotegidos’, viene bien tener instalada la aplicación para que se nos pregunte cuando una aplicación intenta hacer algo raro con los permisos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS