De una forma u otra, hoy en día todo el que flirtea con el mundo del diseño gráfico acaba metiendo la mano a todo. Ser un hombre orquesta digital también pasa por elegir una fuente tipográfica idónea para cada ocasión. Aunque existen miles de fuentes de libre distribución a elegir, existe la posibilidad de montárnosla nosotros mismos. Modulator es una herramienta web que nos permite crear tipografías y exportarlas para uso personal a través de una intuitiva interfaz automatizada.

Al contrario que sucede con herramientas como Birdfont, no es necesario realizar ninguna tarea de vectorizado. ¡Puede ser una pesadilla ponerse a crear desde cero todo un alfabeto! Modulator ahorra este calvario a través de un asistente desde el que podemos modificar los parámetros generales del estilo en cuestión, por lo que con una sola modificación tendremos una vista previa de cómo quedará el cambio para cada glifo de forma independiente.

metaflop-1

Como muestra la captura, todas las opciones utilizan barras deslizantes (aunque también se pueden insertar valores numéricos) que dividen los posibles modificadores en cuatro campos: dimensión, proporción, forma y correcciones ópticas. Desde ahí podremos modificar aspectos técnicos concretos como la redondez de los bordes, la separación entre caracteres, altura general, consistencia de la línea base, apertura de los trazos o rugosidad del contorno, que dicho así puede sonar a chino para muchos y al final lo que da resultado es ir modificando valores y comprobar los cambios en tiempo real en el campo de ejemplo donde introducir una frase de referencia.

Una vez terminada, podemos exportar nuestras creaciones en formato OpenType (.otf) o Webfont empaquetada en formato zip y bajo licencia GPL, por lo que podemos hacer con ellas lo que queramos.

Sponsored content