PiTiVi, un potente, rápido y eficaz editor de vídeos para Linux

Hace algunos años, cuando el mero hecho instalar una distribución Linux era una tarea cuasi titánica, el tema de edición de vídeo bajo este sistema operativo era algo utópico. Hasta que apareció PiTiVi todo eran editores de vídeo completamente inútiles, llenos de errores y capaces de echarle abajo la moral al mas pintado. Este editor de vídeo de interfaz simple y con una apariencia similar a una versión antigua de Windows Movie Maker consigue englobar en una sola aplicación dos cualidades muy importantes de cara al usuario medio: potencia y un entorno amigable.

Después de terminar la instalación automática nos abre la ventana de inicio del programa en la que podemos elegir si crear un nuevo proyecto o abrir uno existente. PiTiVi no tiene ningún tipo de ventanas de consejos inicial ya que, para que la familiarización con la aplicación sea más rápida, cada zona de la aplicación tiene una caja de texto amarilla en la parte superior donde se explica su uso especifico. Todas estas características combinadas con un sencillo sistema de arrastre de archivos conocido como drag&drop (arrastra y suelta) hacen del uso de PiTiVi una experiencia cómoda y rápida.

Descubrí PiTiVi por pura necesidad. En casa me había acomodado en la potencia de mi ordenador de sobremesa, y al mudarme a otro país solo con el equipaje de mano y mi portátil de batalla tuve que buscar soluciones para todas las aplicaciones que usaba normalmente. Algunas de las rutinas de mi trabajo consisten en grabar vídeos, editarlos y subirlos a las diferentes plataformas (YouTube, Vimeo…) por temas de promoción, concursos, enseñanza, o simple disfrute, por lo que necesitaba un software que tuviera un manejo sencillo pero que a la vez fuese lo suficientemente potente y liviano como para manejar vicheros multimedia en un equipo de poca potencia.

LEE TAMBIÉN:  Ya disponible para descargar el nuevo Ubuntu 16.04 Xenial Xerus

PiTiVi funciona correctamente en todas las maquinas en las que he tenido oportunidad de probarlo, puede tardar mas o menos en renderizar un vídeo dependiendo del procesador o la memoria RAM disponible, pero es raro encontrar errores de codificación en los vídeos producidos con esta aplicación. Aparte de cubrir lo básico en edición de vídeos, PiTiVi dispone también de transformaciones y diferentes filtros para el vídeo y hasta efectos para la pista o pistas de audio del proyecto.

PiTiVi es uno de los mejores editores de vídeo para Linux que he se puede encontrar en la actualidad. La interfaz es sencilla y agradable a la vista, no hay complicaciones de ningún tipo… una de esas perlas de software que no se ven a menudo y que conviene tener siempre a mano.

ARTÍCULOS RELACIONADOS