No hay mucho debate si afirmamos que Virtualbox es la herramienta de virtualización más flexible y asequible que podemos encontrar. Su mayor virtud, además de su facilidad de uso, es la compatibilidad y rapidez con la que se integran las últimas versiones de los sistemas operativos lanzados. Recientemente se ha lanzado la nueva versión 5.0 de la herramienta que mejora el rendimiento enormemente y añade nuevas características.

La nota de prensa de Oracle relata todas estas novedades: El soporte de paravirtualización en Windows y Linux permite que el sistema operativo guest (el virtual) y el host (el que sirve de base) se “entiendan” mejor al poder interactuar directamente (aquí una explicación técnica). También se ha mejorado la utilización de la CPU en el S.O. invitado con un mayor abanico de instrucciones disponibles.

virtualbox-5-usb

A nivel de funcionalidades hay tres principales características muy útiles:  La detección de dispositivos USB 3.0 en el sistema virtualizado para utilizar la tasa de transferencia original, la posibilidad de arrastrar y soltar archivos entre los sistemas host y guest como si compartieran explorador de archivos y la encriptación opcional de imágenes de disco en tiempo de ejecución.

Como hasta ahora VirtualBox es totalmente gratuito con licencia GNU y puede descargarse en Windows, Mac y Linux, siendo capaz de virtualizar los sistemas operativos más modernos como Windows 10, Mac OS X Yosemite o Ubuntu 15.04. En el blog ya hemos hablado anteriormente de algunas de sus bondades y explicado cómo virtualizar Ubuntu o Android en Windows o utilizar funciones útiles como la creación de puntos de restauración.

Sponsored content