Firefox 4, IE9, Opera 11 (aunque éste se adelantó un poco) y Chrome 10; todos ellos son los navegadores más populares en la actualidad y todos ellos han sacado una nueva versión en este año 2011.

Años atrás, tras el lanzamiento de una nueva versión de un navegador eran muchas las preguntas que se repetían: ¿cuándo será compatible con los estándares?, ¿cuándo incorporará extensiones?, ¿cuándo incluirá navegación por pestañas?

La noticia esta vez ha sido que estas preguntas han sido eclipsadas por las increíbles mejoras en rendimiento y usabilidad en todos ellos.

Opera 11 fue el primero en aparecer. Suele ser el más innovador en cuanto a incluir funciones aún no vistas en otros navegadores. La versión 11 incluyó grupos de pestañas (nuevo), barra de direcciones mejorada (ya en Chrome y Firefox) y extensiones (ya en Firefox y Chrome) en un movimiento por acercarse a Firefox. Su interfaz también cambió, esta vez para asemejarse un poco más a Chrome.

Más tarde apareció Chrome 10. Al ser un navegador mucho más reciente, Chrome se inspiró en otros navegadores desde el inicio, aunque innovó en otras cosas. En esta versión ha incluído un motor Javascript notablemente más rápido, una nueva interfaz de preferencias integrada en el navegador (nuevo) y sincronización de contraseñas (nuevo).

Internet Explorer 9 entró en escena semanas más tarde. Tenía mucho que mejorar, pues era el más criticado, y no decepcionó: compatibilidad con estándares (todos los demás), soporte HTML5 (todos los demás), nuevo motor Javascript mucho más rápido, soporte de aplicaciones web integradas en Windows (ya en Chrome), gestor de descargas (todos los demás), speed dial (ya en Opera y Chrome), nueva interfaz minimalista (nuevo) y barra de direcciones mejorada (todos los demás). Además, la velocidad de carga de las páginas y del propio navegador aumentó notablemente.

Firefox 4, por ser el último, tenía el listón un poco más alto. En el día de su salida, no sólo dio la talla, sino que la superó con creces. Firefox 4 ha incorporado una nueva interfaz similar a la de Chrome y Opera, grupos de pestañas (ya en Opera), sincronización de datos (ya en Opera y Chrome); aparte de mejorar notablemente su rendimiento.

Hecho el repaso a las principales novedades de los cuatro navegadores, vemos como las diferencias entre todos ellos dejan de ser un elemento vital a la hora de decantarse entre unos y otros. Las velocidades de carga, las funcionalidades y la apariencia son ahora tan similares que necesitamos de otros alicientes para decantarnos por uno u otro.

En mi caso, el haber usado Chrome durante los últimos años hace que me decante por él al estar acostumbrado a usarlo, aunque, si se diera el caso, no me importaría empezar a utilizar Firefox, Opera o Internet Explorer, ya que me ofrecen una experiencia muy similar en navegación.

¿Y el futuro? Pienso que la clave será identificarnos con una filosofía concreta y, sobre todo, con una marca. Google, Microsoft, Mozilla y Opera tienen distintas maneras de entender la tecnología. Ello será lo que mueva a muchos a decantarse por un navegador u otro.

¿Y tú? ¿Con cuál te quedas?

Publicidad

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.