La empresa App Annie ha elaborado un estudio sobre los modelos de consumo de videojuegos en 2017. Vivimos en una sociedad en la que cada vez se demanda más la capacidad de poder consumir contenidos en cualquier lugar y dispositivo. Por ello, cada año crece el número de usuarios que han dejado en segundo plano los soportes tradicionales para usar sus móviles como plataforma principal de entretenimiento.

Como ocurre con el resto de industrias culturales, el sector de los videojuegos está virando hacia los dispositivos móviles. Fue 2014 el año en el que por primera vez se superó el gasto en juegos para esta plataforma en detrimento de las consolas tradicionales y los ordenadores. Cabe destacar que en 2017 la media global de gastos en aplicaciones (englobándose tanto compra de apps como microtransacciones) fue 2.3 veces superior al de PC/Mac y 3.6 veces mayor al de consolas tradicionales.

Para observar este auge, observamos que los videojuegos móviles suponen el 80% del desembolso total de los usuarios en los principales marketplaces de aplicaciones en el mundo. Por otro lado, suman el 35% de las descargas mundiales realizadas en 2017.

Si hablamos de regiones, Asia y el Pacífico fueron las zonas del mundo que más incrementaron el gasto en videojuegos para iOS y Android debido, en gran medida, al crecimiento de Apple Store en Japón y China y de Google Play en Corea del Sur.

Centrándonos en títulos concretos, Honor of Kings (Arena of Valor en occidente) y Lineage 2 Revolution fueron los dos videojuegos que más crecieron en descargas durante 2017. El primero pertenece al gigante chino Tencent y en mayo fue declarado como el juego para dispositivos móviles más rentable. El segundo fue concebido por la surcoreana Netmarble Games y ya ronda los 180 millones de horas jugadas.

Es precisamente en este tipo de juegos competitivos dónde la plataforma móvil sigue estrechando la brecha. El juego cooperativo o PvP online ahora es posible en dispositivos móviles gracias a una mayor potencia tanto en dispositivos como en tecnologías de conexión. Aunque el consumo de partidas, tanto en PC y Mac como el de consolas tradicionales, sigue en aumento, el porcentaje se va reduciendo con el paso de los meses y solo existió una diferencia del 10% en el último trimestre de 2017.

Otro dato destacable en relación a los usuarios que consumen títulos PvP en smartphones es que estos son de media más jóvenes que los que no descargan este tipo de videojuegos. Además, estos jugadores son dos veces más propensos a gastar dinero en juegos móviles. Los resultados en las encuestas realizadas apuntan a que en 2018 este tipo de juegos se impondrán al resto de géneros.

Los modelos de consumo siguen cambiando. Los dispositivos móviles siguen avanzando en la búsqueda de ofrecer prestaciones, cada vez mayores, que permitan poder jugar a videojuegos en cualquier lugar, sin apenas notar que no lo estamos haciendo desde un PC o consola tradicional.

Texto: Carlos Martinez. Imágenes: Sara Caravaca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here