Ketchapp es el nombre de una de las compañías distribuidoras de videojuegos para Android que mejor ha entendido el medio en el que se mueve. Sus juegos, casi todos títulos nuevos y originales (no secuelas), tienen un par de elementos en común: un sistema de control sencillo que ofrece mecánicas basadas en tocar la pantalla con un sólo dedo, y una duración media de la partida muy corta. ¿El motivo? Una pantalla táctil no es un «gamepad» ni un ratón. Y desde luego un teléfono móvil no es una videoconsola o un PC de alta gama. Sí, los terminales Android nos permiten jugar a videojuegos. Pero en Ketchapp han comprendido que estos videojuegos, lejos de imitar a los de sus hermanos mayores, deben buscar su propio camino. Y a ser posible sin incordiar al jugador con peticiones de amistad, ‘logins’ sociales o micropagos abusivos.

Ketchapp

Precisamente porque ha entendido tan bien el medio, Ketchapp además se ha descubierto como una compañía muy prolífica. En total ofrecen más de una treintena de videojuegos, todos gratuitos. Y desde hace unos cuantos meses, además, llevan un ritmo constante de un lanzamiento nuevo a la semana. Uno podría pensar que se les acaban las ideas, pero lo cierto es que no, siempre hay una idea nueva en la recámara. Tan pronto sacan un título sobre ir rebotando entre plataformas con una pelota (Bounce), como hacen lo propio con un juego de matar dragones (Dragon Jump). Y los puntos en común entre ambos, siempre los mismos: gráficos elegantes, mecánica simple pero difícil, y alto componente adictivo. Otro elemento en común a todos sus videojuegos que es muy de agradecer, es que todos ellos tienen un modelo de monetización basado en publicidad, que por supuesto podemos desactivar previo pago. Nada de micropagos abusivos.

Un buen indicador de lo bien que están haciendo las cosas los franceses de Ketchapp es que prácticamente todos sus juegos tienen una cantidad importante de descargas. Otras compañías lanzan un one hit wonder y a partir de entonces se dedican a vivir de las rentas con títulos de mucho menos calado. Entre los videojuegos de Ketchapp, aunque podemos encontrar títulos especialmente populares como Skyward, ZigZag o Jelly Jump; todos mantienen esa constante de calidad. Para prueba, muchos botones: The Branch, Triple Jump, The Line Zen, Stickman Rush, The Tower o Bouncing Ball. Todos ellos juegos sencillos, fácilmente disfrutables y visualmente atractivos. En cualquier caso, la mejor forma de entender exactamente lo que quiere decir que «Ketchapp se ha enterado de de cómo funciona el medio», no es leer este artículo, es probar cualquiera de sus videojuegos.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.