No es ningún secreto que los asistentes de Google, Apple, Microsoft y compañía están agilizando la adquisición de conocimientos hasta niveles demenciales. Preguntarle directamente a Google cosas mundanas como el estado del tiempo o las películas que ha dirigido Fellini es una práctica totalmente instaurada. Yendo un paso más allá, la traducción en tiempo real de contenidos o el uso de la cámara de nuestro smartphone recibir información instantánea de elementos físicos es también una realidad. Ahora mete todo eso en una batidora en pos de la simpleza estrema en el ámbito académico y tendrás Socratic, una aplicación gratuita que con solo hacer una foto a la hoja con los deberes los tendremos resueltos.

Socratic utiliza varios sistemas usados ampliamente por otros servicios anteriormente. Sin ir más lejos, eso de hacerle una fotografía a una operación matemática y obtener al instante un desglose con todos los pasos para obtener la solución ya lo hacían herramientas como PhotoMath. Socratic recurre a esto y lo junta con un sistema de detección de texto que permite obtener respuestas de diversas fuentes a los enunciados de las preguntas que se nos pongan por delante. Algunas de las fuentes de resultado son, cuanto menos, cuestionables, y el hecho de que la primera opción de respuesta sea en la mayoría de los casos Yahoo Respuestas casa bastante bien con la naturaleza de la herramienta. Una aplicación para no pensar en absoluto y obtener los resultados al instante independientemente de su naturaleza.

Socratic también nos mostrará resultados de Wikipedia o artículos de páginas web cuyo enunciado tenga lo suficiente que ver con el enunciado leído. En otros casos se recurrirá directamente a los resultados de Google, que al integrar parte de los servicios de su asistente en el propio buscador, obtendremos igualmente una respuesta válida ya “curada”.

Nadie cuestiona la utilidad de Socratic, otra cosa es la aplicación de prácticas así en los procesos de aprendizaje del alumnado. No es el lugar para cuestionar los sistemas educativos vigentes, pues más allá de la aplicación de una serie de técnicas y estilos de enseñanza, es el propio devenir de la evolución tecnológica quien dictamina las necesidades de la gente a la hora de valerse por sí misma. Todos acabamos al final echando mano de la calculadora para obtener un resultado, pero la base sobre la que se sustenta todo ese conocimiento y aprovechamiento de los medios digitales debe ser lo suficientemente fuerte pasra sostener todo el peso de nuestras capacidades a largo plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here