Cualquier músico, ya sea profesional o aficionado, conoce el suplicio que supone tener que cargar con una serie de accesorios como afinadores, metrónomos, tarjetas de sonido, ordenadores portátiles o metros de cable como complemento a nuestro instrumento para usar en conciertos, ensayos o grabaciones caseras. Gracias a los últimos avances tecnológicos en smartphones, ahora es muy fácil meternos en el bolsillo una serie de herramientas que diez años atrás hubieran costado cientos de euros y ocupado dos mochilas.

Las aplicaciones de las que les voy a hablar a continuación son emulaciones directas de piezas de equipo profesional que son usadas a diario por todo tipo de músicos (clásicos y modernos, instrumentistas o cantantes), productores o ingenieros de sonido, por lo que estarán de acuerdo conmigo en la conveniencia de tenerlos a mano en nuestro terminal Android.

Afinador: DaTuner

Como todos sabemos, la afinación es algo intrínseco a la música, y aunque en Google Play encontramos varias aplicaciones de afinador, ninguna es tan amigable y efectiva como DaTuner.

Al abrir la aplicación nos encontramos con una interfaz muy simple, con la nota que se esté captando en cada momento centrada en la pantalla, un indicador de los decibelios que se recogen a la izquierda y un indicador de frecuencia en Hz debajo. También podemos hacer sonar una nota concreta desde el altavoz del terminal pulsando el icono del diapasón. La gran precisión que ofrece esta aplicación se debe a los dos modos de sensibilidad de micrófono incluidos en DaTuner, pudiendo usar el modo automático en ambientes tranquilos, o bien el modo manual para que, en ambientes muy ruidosos – como antes de un concierto -, podamos ajustar la ganancia y afinar sin molestias.

La aplicación cuesta 2’61€, pero como opción gratuita tenemos DaTuner LITE, una versión algo recortada aunque igualmente precisa y efectiva. En esta versión gratuita solo podremos usar el afinador con los medidores de niveles, y los modos de sensibilidad del micrófono, que al fin y al cabo, son las funciones primordiales de cualquier afinador.

Metrónomo: ZYMI

Junto con la afinación, el ritmo es otro de los pilares en los que se asienta la música. El metrónomo es una pieza fundamental en el arsenal de todo músico, ya que se usa en todo tipo de situaciones, para estudiar una pieza a tempo original o para marcar una introducción mientras grabamos o tocamos en directo.

ZYMI es una aplicación tan simple como el aparato que emula. La interfaz principal cuenta con un indicador numérico de pulsos, dos botones a la derecha para cambiar su valor y una rueda para lo mismo. También disponemos de un botón de TAP Tempo a la izquierda que al pulsarlo repetidamente a un determinado ritmo nos indica el tempo al que lo hacemos.

Para iniciar el metrónomo, establecemos un determinado tempo en el indicador numérico y pulsamos en el centro de la rueda. Podemos elegir la forma en que se indica el ritmo, bien mediante sonidos, vibración, o parpadeo de la pantalla de nuestro terminal, muy útil este ultimo en situaciones de directo.

Como en DaTuner, ZYMI tiene tanto su versión de pago por 0’99€ como una totalmente gratuita, aunque en este caso la única diferencia con la versión de pago es una pequeña barra de publicidad en la parte superior de la pantalla.

Libro digital de partituras: iReal B

Al igual que es importante tocar afinado y a tempo, es muy importante la pieza que se toca en si. Con iReal B, tendremos una biblioteca con miles de partituras de todos los estilos y artistas. Está enfocado en particular a músicos y estudiantes de jazz, pues los “real books” de los que se deriva esta aplicación son los que contienen los temas o standard que son las canciones que se suelen tocar en las improvisaciones de jazz o “jam sessions”.

A los pocos minutos de instalar la aplicación, de una manera sencilla, y guiados paso a paso, podemos tener en nuestro terminal mas de 1200 standards de jazz, otros tantos de música pop y muchos otros estilos, ya que la creación de partituras para el iReal B se puede hacer desde el propio terminal y compartirlas en un foro exclusivo para usuarios de la aplicación, al que se accede también a través de la misma.

Entre las opciones destaca el reproductor, pudiendo elegir diferentes tipos de estilos, acompañamientos y velocidades. También disponemos de una función para transportar el tema al tono que deseemos. Por ultimo, y solo destacable si usamos iReal B en jam sessions en las que debamos tener el terminal encendido durante mucho tiempo, un esquema de colores de letras blancas sobre fondo negro, que reduce significativamente el consumo de batería de la aplicación. iReal B cuesta 7’99€.

Secuenciador: PocketBand Pro

Con esta aplicación podremos componer desde un acompañamiento sencillo para estudiar hasta canciones enteras, ya que disponemos de montones de presets para los mas de 250 instrumentos virtuales y sintetizadores que se incluyen en el, pudiendo aparte usar sonidos que grabemos y modifiquemos desde el propio software. Ya sea para componer profesionalmente o para crear una base por pura diversión, PocketBand Pro es una aplicación con un sinfín de posibilidades, sencilla de usar, y con una estética limpia y agradable.

Como alternativa gratuita, PocketBand LITE tiene las mismas funcionalidades básicas que su hermana mayor, aunque un número muy reducido presets e instrumentos virtuales.

Grabador Multipistas: FourTracks Pro

Como guinda al pastel tenemos este funcional multipistas que nos ofrece la posibilidad de grabar desde el micrófono de nuestro terminal en una pista, escuchando a la vez una, dos o las tres pistas restantes.

Al iniciar la aplicación vemos las cuatro pistas perfectamente delimitadas, cada una con sus controles a la izquierda (el botón rojo para marcar la grabación, el amarillo para silenciar la pista, un control de volumen rotatorio y la propia pista en la que podemos ver la onda que forma el audio). Abajo tenemos los controles de rebobinado y avance, el botón para iniciar la reproducción/grabación, y el botón de stop para detener el audio y/o la grabación.

Simple a primera vista, pero muy potente, FourTracks permite cargar archivos de audio que tengamos en nuestro terminal en diferentes formatos (.wav, .mp3, .ogg) y usarlos en las pistas de la ventana principal.  También tenemos la opción de cambiar la afinación y tempo de las pistas, así como exportar y mezclar todas las pistas a un archivo Wav u OGG en calidad CD (41000Hz). Cuesta 5’27€ su versión completa y existe una gratuita de prueba.

Como conclusión, me gustaría comentarles que el verdadero potencial de estas aplicaciones para Android está en la combinación de las mismas. Imagínense la escena en un lugar cualquiera: solo con el terminal en la mano podríamos componer una base de sintetizador, bajo y batería con PocketBand Pro, exportarla a un archivo de audio para después cargarla en nuestro multipistas FourTracks Pro, a la vez que afinamos nuestro instrumento con DaTuner y usamos ZYMI para anclarnos en el tempo, grabar unos acordes en otra pista, cantar el tema en una tercera pista, y hasta nos sobraría la cuarta para marcarnos unos coros al más puro estilo Camela, ahí es nada.

Las posibilidades son infinitas, e incluso solo con las versiones gratuitas de estas aplicaciones conseguiríamos muy buenos resultados.

Publicidad

7 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.