Muchos se creen que a la hora de cargar nuestro smartphone basta con utilizar cualquier cargador que tengamos en casa. Craso error. Cada conector proporciona una intensidad eléctrica diferente que repercute en la velocidad con la que la batería volverá a estar al 100% de capacidad. Ampere es una aplicación gratuita para Android permite controlar el amperaje de entrada de nuestro dispositivo cuando lo tenemos conectado a la red eléctrica, así como su consumo medio cuando está funcionando a través de la batería, por lo que se convierte en un chivato ideal para comprobar la validez del cargador utilizado.

Lo primero que debemos hacer es conocer cuál es el la intensidad máxima que es capaz de suministrar el cargador ORIGINAL. de nuestro dispositivo. Hemos hecho las pruebas correspondientes con un Nexus 4, cuya intensidad de carga es de 1.2 Amperios. Lo que ahora debemos hacer es una cuenta muy simple. Si arrancamos la aplicación con el cargador DESCONECTADO veremos la corriente que consume la batería y que dependerá de los servicios que tengamos activados como la WiFi, el bluetooth, el brillo de la pantalla o las aplicaciones corriendo en segundo plano. Ahora enchufamos el cargador y comprobamos cuál es la intensidad de carga. Si todo está como debe, la suma del amperaje de carga más el que consume desconectado debe ser similar a la intensidad suministrada por razones obvias: Intensidad de carga máxima permitida = Intensidad suministrada por el cargador – intensidad consumida por el dispositivo en ese momento.

ampere-1

En nuestro caso las cuentas salen porque hemos utilizado su cargador oficial. Si en reposo la batería consume 560mA y nuestro cargador AC lleva el estándar de 5V/1.2A, como mucho cargará a unos 650mA. Si conectásemos otro de que suministre una intensidad máxima menor, la corriente de entrada sería también más baja, por lo que el tiempo total que se necesitaría para tener la batería al completo sería mayor, además de provocar un sobrecalentamiento de la base de carga en determinadas circunstancias que puede desembocar en algo feo.. En cambio, utilizar una base de carga de mayor intensidad no supondrá ningún problema, ya que solo suministrará la corriente que necesite el dispositivo. Moreja: cargador de mayor intensidad que el original BIEN, de menor MEJOR NO.

Lo mismo pasa con los cables: hemos probado a conectar al cargador modular USB de un Nexus 10 el cable de carga de un lector de eBooks y la carga no superaba en ningún caso los 100mA aún cuando el transformador propiamente dicho permite alcanzar los 1.5A. Todo esto no quiere decir que no pueda uno cargar su dispositivo puntualmente en un cargador así. De hecho, si lo conectamos al puerto USB la carga será tan solo de 500mA en el caso de conectores 1.0 o 2.0 y 900mA en un 3.0, aunque el cable debe estar preparado para tal propósito. Muchos defienden que no supone problema alguno suministrar una carga menor aunque tarde mucho más, pero lo cierto es que existen cientos de casos en la red de smartphones humeantes por no utilizar cargadores oficiales, no sabemos si fruto de una mala calidad de los materiales. Sea como fuere, mejor no arriesgarse porque lo que está fuera de duda es que estas prácticas reducirían la vida útil de la batería.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.