Por defecto, cada vez que iniciamos Windows 10 veremos la pantalla de inicio de sesión donde tendremos que introducir nuestra contraseña asociada, algo engorroso y en parte innecesario si no tenemos nuestra cuenta de Microsoft sincronizada con otros dispositivos. Para los que no lo necesiten existe una opción para evitar tener que escribir nuestro password cada vez que arranquemos el equipo, así como cambiar el sistema de bloqueo por un número PIN o por gestos en pantalla.

Para evitar la inserción de contraseñas en el menú de inicio debemos escribir en la barra de búsqueda de Windows el comando netplwiz, que nos llevará al administrador de cuentas del sistema. Desde ahí veremos todas las cuentas asociadas a nuestro sistema operativo, y en la parte superior de la ventana tendremos un casillero donde reza la frase “Los usuarios deben escribir su nombre y contraseña para usar el equipo”, que obviamente debemos quitar.

login-windows-1

La otra cuestión a tener en cuenta es el hecho de que dicha opción solo hace que no tengamos que escribir el password al iniciar el equipo, pero no al suspenderlo. Para evitar esto debemos irnos al panel de ajustes de Windows 10, concretamente al apartado Cuentas > Opciones de inicio de sesión, donde existirá un apartado donde podremos especificar cuándo nos pedirá un inicio de sesión, y donde tendremos que marcar Nunca.

login-windows-2

La otra curiosidad dentro de ese apartado es que podremos cambiar el tipo de contraseña si en vez de eliminarla queremos probar otro sistema menos engorroso, pudiendo introducir un PIN de cuatro dígitos o una serie de gestos sobre una imagen a nuestra elección. Un ejemplo para esto último. Podemos introducir una fotografía con un paisaje, y hacer que el inicio de sesión se active si pintamos con el ratón una cruz sobre un elemento concreto que apareza en la misma.

5 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.