El mundo de la impresión 3D ha encontrado grandes utilidades en los últimos años más allá de resultar una herramienta de modelado automatizado propia «del futuro». Desde la industria maderera a la de los componente electrónicos, se utilizan maquinarias de modelado tridimensional en piezas de cierta complejidad. En esta línea, un grupo de científicos de la universidad Heriot Watt de Edimburgo ha logrado replicar la estructura de unas células madre embrionarias gracias a este procedimiento.

Impresora 3D cabecera

Los enormes avances en tecnología de integración han permitido la creación de dispositivos de enorme precisión capaces de trabajar con tejidos vivos. El estudio recientemente presentado afirma que una vez perfeccionado el procedimiento, sería posible incluso clonar órganos completos de un individuo a partir de sus células madre, pudiendo prescindirse de la donación y proporcionando un 100% de tolerancia a cualquier tipo de injerto.

En otra línea, científicos de la universidad de Cornell han presentado una tecnología adaptada para el ámbito culinario. Se trata de un proceso de impresión 3D para moldear la geometría de los alimentos, pudiendo proporcionar la apariencia y textura que se desee a un producto de naturaleza completamente diferente. De hecho, la finalidad inicial de su artilugio (es crear comida artificial para astronautas moldeando geles a los que añadir el valor alimenticio, de forma que podríamos estar comiendo un bizcocho elaborado a base de ingredientes que nada tienen que ver con los propios de su elaboración, eliminando las limitaciones propias del espacio a la hora de conservar ciertos alimentos con gravedad cero.

Impresora 3D comida

Como suele ocurrir cuando se experimenta a estos niveles, surgen las preguntas de los más conservadores. ¿Hasta qué punto podemos moldear la naturaleza a nuestro gusto? ¿Podrían desaparecer las fronteras que nos hacen discernir entre lo que es real y artificial? La realidad, queramos o no, es que estos avances, una vez implantados, estarán aquí para quedarse.

6 Comentarios

  1. Claro, si nos ponemos a filosofar sobre la naturaleza de lo que se conceptúa como real, podría darse el caso de que hacer un brownie a base de partículas de amianto manipuladas se considerara como lo verdaderamente genuino. Al final todo se basa en los formalismos de lo que consideramos común.

    ¿Qué es un riñón artificial sino un riñón que, independientemente de su naturaleza, ejerce perfectamente su función? Aún así, y por las razones teológicas y morales de siempre, habrá muchísima gente a la que no he haga ni pizca de gracia que se traspasen ciertas barreras, por mucho que estas mejoren enormemente la calidad de vida de la gente.

  2. Por favor, ¡No DESINFORMEN! La impresora no CREA CÉLULAS MADRES, eso no es posible aún, se CREAN ÓRGANOS a partir de células madres de humanos. Me cansé de leer webs copiando esta fuente que está totalmente mal traducida, ¡Inviertan en un CURSO DE INGLÉS antes de traducir cualquier burrada!

  3. Un ateo se tira un estruenDoso pe d0o y es el pánico en los creyentes
    unos piensan que es Dios que les habla y se ponen a llorar de rodillas y otros huelen insaciables su divina presencia olfativa hasta no dejar ni una molécula de aroma
    Así se escucha esa cosa que le llaman palabra de Dios :PPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPPP…!!!!!!!!!!…
    es un ped0 y….????

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.