Efectivamente, después de más de 12 años usando Windows, ayer inicié una nueva vida en un precioso MacBook. Ya había utilizado antes un ordenador de Apple durante la carrera, pero nunca hasta ahora de esta forma.

Mis primeros pasos con Mac OS X no han sido más que palos de ciego, menos mal que el fantástico sistema de ayuda incluido en este sistema operativo me ha facilitado el aprendizaje de las funciones básicas del equipo. Y no es para menos, después de una tarde muy larga aprendiendo a instalar aplicaciones, qué es el Dock o mi primera y problemática conexión de red inalámbrica, logré virtualizar en él Windows XP Profesional.

La herramienta que he utilizado para ello es VMware Fusion, que si no me equivoco es una alternativa gratuita a una aplicación de pago, Parallels. La instalacion de Windows XP Profesional ha sido de lo más sencillo, aunque he de reconocer que contaba con un disco de Windows XP original, así que no puedo opinar sobre el resto de instalaciones.

Tranquilos, no lo he instalado por gusto, sino por cuestiones de trabajo. La verdad es que no va como me gustaría, demasiado lento para mi gusto, aunque tambíen me imagino que el causante de esta situación es la memoria RAM asignada. ¿Son 600 MB de un 1GB una barbaridad? En fin, lo comprobaré durante el fin de semana, y lo mismo digo del soporte de VMware Fusion para DirectX. Veremos a ver si es capaz de ejecutar algún jueguecillo 3D del momento.

Sponsored content
  • juanmanuel

    ase poco que tengo mi macbook y quiero saber que pasos e de seguir para obtener un arranque dual entre mac os x y windows xp… sin necesidad de apagar el equipo para poder ejecutar alguna aplicacion de windows cuando estoy en mac os x… gracias