Existen muchísimas herramientas de benchmarking capaces de analizar el rendimiento de un dispositivo a partir de su propio baremo y compararlo con otros modelos dentro de la misma métrica. En un tiempo donde las comparaciones entre el mercado del PC tradicional y el de los dispositivos móviles son una constante, resulta interesante disponer de una herramienta multiplataforma capaz de analizar el rendimiento de cualquier máquina y compararla dentro del mismo entorno ya sea Android, iOS, Windows, Linux o Mac. Justo eso es lo que hace Geekbench, que acaba de lanzar su versión 4.0.

geekbench-captura

Geekbench prácticamente no permite configurar nada, permitiendo simplemente realizad dos tipos de análisis de rendimiento: uno relacionado con el procesamiento de la CPU y otro de computación para comprobar la velocidad de computación a la hora de realizar determinadas tareas. En este último caso, el resultado numérico final se evalúa a partir de tareas habituales en el día a día de un terminal Android, como puede ser el uso de algoritmos de compresión JPEG o LZMA, consultas recurrentes en SQLite o construcciones de documentos HTML5. En este PDF pueden consultarse todas las “rutinas de ejercicio” realizadas, tal y como ellos mismos las bautizan.

En cuanto a los resultados obtenidos, tendremos el consabido número que por sí solo no tiene valor alguno pero que nos servirá para comparar desde el mismo baremo los diferentes dispositivos que analicemos. De hecho, junto a los resultados tras el benchmark tendremos acceso a una comparativa de nuestro terminal con algunos de los más punteros a día de hoy para así deprimirnos un poco y generar necesidades inexistentes en nuestro débil y tecnófilo corazón.

geekbench-screenshot

La gracia de todo esto es que Geekbench es una aplicación multiplataforma, existiendo versiones para Windos o Mac donde los resultados obtenidos son compatibles con los recibidos en un análisis de Android, por lo que se puede comparar equitativamente dos máquinas aunque tengan distinta arquitectura y hacernos una idea bastante aproximada de cuál sería el que mejor rinde. Aún así, dichos resultados son bastante subjetivos, ya que una cosa es el rendimiento ante cálculos puros (por muy habituales que sean) y otro bien distinto las capacidades intrínsecas del sistema que utilizamos y el sistema operativo en cuestión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here