Hace ya algunos meses que pudimos probar la fase cerrada de Sway, la herramienta de Microsoft destinada a suplantar al ya vetusto PowerPoint como un flexible sistema para crear y visualizar presentaciones, enfocándose exclusivamente en su uso a través de la nube y desde el navegador. Además, recientemente acaba de anunciarse que Sway pasa a su versión final, con el aliciente de haberse lanzado al mismo tiempo una aplicación exclusiva para Windows 10 y un cliente para iOS. Es buen momento para darle una oportunidad.

Para qué sirve Sway

Office Sway es un buen argumento a la hora de dar sentido a la computación en la nube. Tanto su editor como el visualizador corre directamente desde el navegador web, almacenándose y sincronizándose todos nuestros proyectos con nuestra cuenta de Microsoft con la que nos habremos registrado. No hay coste alguno para usarlo, y su flexibilidad permite tanto crear publicaciones online (en principio enfocadas a una interacción colaborativa) como presentaciones al uso que podremos lanzar en pantalla completa desde el navegador.

sway-como-2

Cómo se usa Sway

No hay aquí ningún misterio. Una vez que hemos accedido a la web oficial y nos hemos logueado con nuestra cuenta tendremos un panel desde el que podremos abrir proyectos, crearlos desde cero o exportar documentos de otro tipo para convertirlos. Esto último resulta muy útil, ya que permite, a efectos prácticos, convertir un documento de texto DOC o PDF en una página web cuestión de segundos. El único tope lo pone el máxim0 de 20MB por archivo que permite.

Salta a la vista en las capturas que no hacen falta tutoriales en profundidad para aprender a utilizar Sway. Los proyectos creados se basan en módulos independientes a los que les asignamos propiedades, ya sea un bloque de texto, una galería de imágenes, un gráfico o elementos multimedia extraídos de la red. Efectivamente es posible insertar un vídeo de YouTube, un tuit o un gráfico a partir de las plantillas e inserción incluidas. Más fácil imposible.

sway-como-1

Evidentemente será posible editar todo lo relacionado con estilos y tipografías a partir de una biblioteca de plantillas que también podremos personalizar de forma individual junto con el tipo de paginación de la web (scroll vertical u horizontal, páginas consecutivas, etc). Evidentemente no vamos a encontrar el potencial de un editor web o de cualquiera de las herramientas independientes del propio paquete Office, pero queda claro que esa no es la idea. Lo que Sway pretende es que resulte accesible para cualquier tipo de usuario y que su sistema de edición y publicación sea intencionadamente limitado pero extremadamente simple e intuitivo. Efectivamente, igual que PowerPoint.

sway-como-3

Una vez finalizado nuestro proyecto podremos compartirlo con otras cuentas de usuario, quedando además almacenado en nuestro propio perfil, amén de asociarse a una URL pública a la que se podrá acceder públicamente (aquí el pequeño ejemplo que hemos hecho y que ilustra al artículo). Aunque la herramienta es totalmente funcional, si queremos añadir más características, muchos más elementos de personalización y mayor conectividad con el resto de componentes de la familia Microsoft tendremos que ser usuarios de Office 365, aunque hay que remarcar de nuevo lo mencionado: Sway es completamente gratuito, no requiere la instalación de ningún tipo de software al correr desde el navegador y permitee trabajar y publicar online.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.