¿Para qué sirve desfragmentar un disco duro? Tres herramientas para hacerlo

La desfragmentación de discos ha sido una práctica que nos lleva acompañando en nuestros ordenadores desde la estandarización de los discos magnéticos como sistema de almacenamiento de información secundario en equipos comerciales. Si bien todos sabemos que es recomendable realizar dicho proceso asíduamente, muchos no saben realmente cual es su propósito y por qué es beneficioso para el rendimiento de nuestro PC. Por eso, vamos a explicar en qué consiste desfragmentar una unidad de disco y recomendar algunas herramientas para ello.

¿En qué consiste la desfragmentación?

Una unidad de disco magnético no almacena la información de forma secuencial como si se tratara, por ejemplo, de un disco de vinilo, sino que dependiendo de las necesidades y disponibilidad de la unidad, se va dividiendo en diferentes partes de la misma, ocupando la información el primer espacio que nuestro sistema encuentre disponible durante el proceso de escritura. Esto es así para hacer más veloz la grabación de información, pero a la larga, esta práctica repercute en la velocidad de lectura al tener que moverse continuamente el cabezal físico de la unidad para localizar archivos completos que se encuentran fraccionados.

Disco-Duro-magnetico

El problema empeora cuando almacenamos y borramos constantemente datos en la unidad, ya que la información cada vez quedará más fragmentada en el disco y notaremos que, a medida que pasa el tiempo, nuestro ordenador va ralentizándose cada vez más al realizar cualquier tarea. Lo que hace un programa de desfragmentación es reubicar todos esos trozos de archivo de forma secuencial para volver a agilizar la lectura de los mismos, y de paso comprobar el estado de los sectores del disco para ocultar el acceso en aquellos que están defectuosos.

LEE TAMBIÉN:  Cómo mejorar el tiempo de vida de un disco SSD

¿Hace falta desfragmentar un disco duro SSD?

Hemos explicado que el problema de fragmentación se debe al método de lectura de los discos magnéticos y el constante movimiento del cabezal a lo largo del mismo. Una unidad SSD utiliza memoria de estado sólido, y la lectura por bloques de memorias Flash es prácticamente instantánea independientemente de la celda de memoria en la que se encuentre la información, por lo que no es necesario. De hecho, desfragmentar una unidad SSD podría reducir su vida útil.

SSD Intel

Por esa razón existen herramientas especiales para optimizar el rendimiento de unidades SSD y comprobar su estado, como SSD Life para ver su estado de salud en base a la cantidad de accesos que se han realizado o herramientas propietarias como Intel Solid-State Drive Toolbox.

Las herramientas de desfragmentación más eficaces

Las versiones modernas de Windows incluyen sus propias herramientas de mantenimiento de discos. Desde Windows Vista y posteriores la podremos encontrar en Inicio > Panel de Control > Sistema y seguridad > Desfragmentar el disco duro, mientras que en Windows 8 lo encontraremos en “Desgragmentar y optimizar las unidades”. En ambos casos el proceso es realizado semanalmente y en segundo plano sin la intervención del usuario, por lo que prácticamente podemos desentendernos de esta tarea. Aún así, existen algunas alternativas con más funcionalidades y posibilidades de control.

Optimizar-unidades-screenshot

Una de las más conocidas es Defraggler, creada por Piriform, padres del imprescindible CCleaner. Su forma de uso es muy parecida a la de la herramienta integrada con Windows, aunque es más liviano y realiza el proceso de desfragmentado a una mayor velocidad, además de poder ser más preciso a la hora de programar el análisis en caso de que tengamos varias unidades.

LEE TAMBIÉN:  Cómo mejorar el tiempo de vida de un disco SSD

Defraggler-screenshot

Otras interesantes alternativas son MyDefrag, capaz de funcionar con discos extraibles; o Smart Defrag, que además de reorganizar el contenido de los discos es capaz de realizar un proceso de optimización en base a la frecuencia con la que utilicemos cada unidad. Al final, la clave no está en qué herramienta usar, sino cómo valerse de ella. Desfragmentar mensualmente el disco y corregir a tiempo los errores de escritura que puedan darse utilizando estos programas basta para preservar su vida durante muchos años.

ARTÍCULOS RELACIONADOS