Todo usuario de GNU/Linux que necesite ejecutar una aplicación Windows ha oído hablar de Wine. Este programa de código abierto mejora día a día en compatibilidad y rendimiento, dándonos una vía de escape a los que nos resistimos a instalar Windows en nuestro ordenador.

Sin embargo, al instalar por primera vez una aplicación con Wine, vemos como su aspecto nos recuerda a las viejas versiones de Windows.

Esto tiene solución, y muy sencilla. Sólo tenemos que ir a la ventana de configuración de Wine y elegir la pestaña «Integración de escritorio». Desde esta ventana podremos instalar los temas propios de Windows (puedes encontrar decenas de ellos aquí).

Publicidad

De esta forma, tener aplicaciones como Ares, Dreamweaver y Photoshop funcionando en GNU/Linux y no deprimirnos por su aspecto es algo de lo que podremos olvidarnos.

Enlaces:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.