La frase «Linux no es para jugar» puede dejar de ser un tópico para convertirse en pasado. Hay rumores bastante convincentes acerca de la futura aparición de un cliente Steam para Linux.

Antes de nada, y para aquellos que no lo conozcan, diremos que Steam es un programa para Windows (próximamente también en Mac) que nos permite comprar juegos a través de descarga directa, actualizar los juegos que ya hemos comprado y mantenernos en contacto con otros usuarios del servicio.

El primer rumor surgió en base a una porción de código del cliente Steam para Mac OS X. En esta porción de código se encontraron referencias bastante claras al sistema operativo GNU/Linux, al menos lo suficiente como para hacer pensar en planes de desarrollo para este sistema operativo.

A medida que el rumor se extendía, iban apareciendo datos que confirmaban la teoría. De hecho, se han llegado a conseguir binarios del cliente nativo para GNU/Linux e incluso han podido ejecutar algunos de ellos (aunque todavía sin posibilidad de jugar) obteniendo así la confirmación de que Steam puede estar, en un futuro no muy lejano, presente en distribuciones como Ubuntu, Mandriva, Fedora o Arch.

Publicidad

El catálogo de Steam no es nada despreciable: Call of Duty: Modern Warfare 2, Counter Strike, Left 4 Dead 2 o la saga Total War están presentes en la versión Windows. Si Steam quiere que su producto triunfe en GNU/Linux, la mayoría de estos títulos deberían de estar presentes en el nuevo cliente nativo.

Una de las mayores dudas en torno a la introducción de Steam en GNU/Linux es si la comunidad de usuarios de este sistema operativo aceptará un programa destinado a la venta de videojuegos en un entorno donde el dominio pertenece a los juegos libres (Urban Terror, Alien Arena, etc.).

¿Cuál es tu opinión? ¿Será Steam el empujón que necesitan los desarrolladores para empezar a pensar en GNU/Linux?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.