La virtualización es la solución ideal para realizar pruebas de software en un entorno controlado. Si bien lo habitual a la hora de trastear con aplicaciones Android es recurrir a un emulador para máquinas de sobremesa, podemos tomar una opción más cercana a la experiencia final accediendo directamente a dicha instancia desde un dispositivo móvil. Vamos a explicar cómo hacerlo por dos vías diferentes: Recurriendo a un equipo local y enviando la señal por streaming o recibiendo dicha señal desde una máquina virtual remota instalada en la nube.

Virtualización mediante máquina local

La forma fácil y gratuita pasa por crear nuestra propia virtualización en un PC y realizar un streaming del programa en cuestión para verlo y controlarlo desde el dispositivo Android. En este caso, lo más fácil pasa por utilizar un emulador de Android más que montar una virtualización, aunque a efectos prácticos sea exactamente lo mismo. Para estos menesteres lo mejor es recurrir al emulador Nox Player, que podemos instalar sin muchas complicaciones en Windows, pero donde está el meollo del asunto es en la aplicación de conexión remota que debemos instalar en el terminal.

De entre todas las disponibles, hemos optado por Microsoft Remote Desktop por su facilidad de uso y seguridad a la hora de utilizarla. Tendremos que instalar tanto su cliente oficial en el terminal como el servidor en el PC donde hayamos instalado Virtualbox. Primero lanzaremos la versión de Windows, donde se nos especificará el IP y User que tendremos que meter en la aplicación móvil.

Acto seguido nos iremos a la aplicación e introduciremos dichos datos en los campos correspondientes. Además, si tenemos nuestra sesión de Windows protegida por contraseña, también tendremos que especificarla en el campo correspondiente. Hecho esto, y una vez aceptados los datos se abrirá la sesión automáticamente en el terminal, aunque por defecto controlaremos el ratón virtual mediantre arrastre. Para cambiar al modo táctil simplemente desplegaremos la barra superior y tendremos un botón flotante a la derecha que hará el resto.

Ahora ya solo nos queda poner Nox en pantalla completa y utilizarlo como si estuviéramos frente a un dispositivo Android. Si la resolución no nos convence, siempre podemos irnos al panel de ajustes de la app y hacer que se fuerce la que utiliza el smartphone de forma nativa. Al ser una aplicación que funciona a nivel interno a través de Windows y que controla nuestra sesión, se cambiará la de la máquina original.

Virtualización mediante máquina virtual remota

En este caso, y salvo que hayamos montado nosotros mismos dicha máquina, nos va a tocar pasar por caja en esta opción. Una de las que tiene más renombre es sin duda VMWare, la solución profesional de virtualización por antonomasia, que dispone de la aplicación Horizon Cliente para acceder a máquinas remotas desde Android. Gracias a la misma podremos acceder a cualquier máquina virtual en ejecución. Dado que VMWare ofrece servicios de hosting, podemos instalar Android x86 (versión libre de Android para correr en máquinas con dicha arquitectura) en la máquina virtual y acceder mediante la mencionada aplicación como si de un streaming se tratase.

Existen muchas otras opciones como Redfinger Cloud Phone, que nos ofrece esta funcionalidad lanzar la virtualización sin salir de la aplicación, proporcionándonos una máquina virtualizada hospedada en sus propios servidores y desde la que podremos trabajar e interactuar. Eso sí, la versión trial solo nos permite utilizarlo durante tres días. Si queremos contratar una máquina por más tiempo tendremos que recurrir a uno de sus modelos de suscripción mensual o anual.

Nox App Player para Windows en Uptodown | Descargar

Microsoft Remote Desktop en Uptodown [APK] | Descargar

Redfinger Cloud Phone en Uptodown [APK] | Descargar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here