Happy Chick, el pack de emuladores definitivo para Android

La emulación de consolas clásicas, por muy simple que resulte, tiene cierta complicación a la hora de elegir un software adecuado, instalar las ROMs de rigor en una carpeta específica y configurar aspectos gráficos y de compatibilidad. Happy Chick es un rotundo éxito fuera del circuito legal al ofrecer una completa suite de emuladores y una enorme lista de videojuegos de distintas máquinas que, si lo desamos, podemos descargar localmente en nuestro terminal desde sus propios servidores.

Hay que remarcar la naturaleza ilícita de la herramienta, aunque juega con ciertos vacíos a la hora de ofrecer su servicio. La aplicación, por defecto, no incluye ningún juego, tan solo el pack de emuladores integrado en la app a la espera de que les demos uso, aunque todo su funcionamiento interno quedará oculto a nuestros ojos. Y claro, los emuladores propiamente dichos no son ilegales. En cuanto a los juegos, son subidos por los propios usuarios de la aplicación, de forma que pueden crear nuevas fichas con juegos subiendo la ROM propiamente dicha junto con screenshots y datos adicionales informativos. A todas luces, estamos ante una suerte de plataforma colaborativa, por lo que los creadores de Happy Chick se lavan las manos al no ser ellos los que suben el contenido.

Tan solo un apunte antes de comenzar a utilizarla. Es más que probable que una vez instalada, la app esté en chino. Para cambiar el idioma al inglés debemos irnos a la pestaña ‘Manage’ en la barra inferior de la pantalla, irnos a Settings y elegir en Language el idioma deseado. Desde ahí, si quisiéramos, también podríamos cambiar la ruta de instalación de los juegos descargados.

La lista de emuladores es más que completa: Máquinas arcade, PC-Engine, PSP, Dreamcast, PSP, Dreamcast, NeoGeo Pocket, Nintendo DS, Nintendo 64, Nintendo DS, Playstation, PSP, Game Boy Advance, Super Nintendo, Megadrive, NES, Wonderswan Color y Game Boy Color. En el caso de los arcades, existen además diferentes variantes de MAME.

Happy Chick puede resultar algo lioso al acercarnos por primera vez al presentarse mediante una barroca página de inicio con varios banners y opciones en idiomas desconocidos. No tenemos más que entrar en la sección ‘Category’ para toparnos con una familiar lista de plataformas junto al número de juegos introducidos y listos para descargar. Una vez dentro de la máquina y el título que queremos simplemente le daremos al botón ‘Get’ y se descargará localmente, aunque también podremos subir nosotros mismos el archivo en caso de que el existente no funcione o sea una versión diferente.

Al iniciar el juego arrancará el emulador y podremos jugar sin ningún tipo de limitación. Si pulsamos el botón Home iremos a un submenú desde el que podremos volver al menú principal, grabar partida y realizar algún que otro ajuste menor general o específico de la máquina emulada.

Para acceder a la lista de juegos locales nos iremos a la pestaña PLAY del menú inferior. Más allá de esto, tendremos en el submenú Fight una lista de títulos con gente jugando online junto al número de usuarios conectados. Al entrar al título accederemos a un lobby en el que podremos organizarnos con el resto de participantes vía chat, así como crear nuestras propias partidas abiertas.

Con todos estos credenciales por delante, huelga decir que Happy Chick es set de emuladores más completo que podemos encontrar actualmente (con permiso tal vez del sempiterno RetroArch), pero unido al aliciente de poder descargar los juegos rápidamente en nuestro terminal y administrar nuestra biblioteca sin engorro alguno.

ARTÍCULOS RELACIONADOS