Un número creciente de países ha comenzado a enseñar a sus alumnos a escribir código con el objetivo de formar a creadores digitales y no solo a meros consumidores de contenido, potenciando, así, su creatividad y su mente lógica. Programar es una palabra que puede sonarle aburrida a cualquiera, pero la cosa cambia cuando le preguntas a un niño de diez años si le gustaría aprender a crear sus propias aplicaciones y videojuegos.

Programacion para niños

Sin duda, el futuro es tecnología y, en general, en Europa ya no existe tanta vocación por la tecnología y las carreras de ingeniería que se perciben como aburridas y difíciles. Bill Gates dirigió un mensaje a los niños estadounidenses para animarles a estudiar programación y que esta profesión esté dentro de su baraja más allá de las cartas de deportista o estrella Disney. “¡Hola chicos! Olvidaos de ser doctores, estrellas del fútbol o raperos. Aunque os vacilen y llamen frikis en el colegio, el futuro está en los ordenadores”.

La fundación Code.org pretende introducir estos conocimientos en las escuelas de Estados Unidos ya que solo una de cada diez enseña programación de código, número que a esta corporación le resulta insuficiente. Hay niños que saben a qué quieren dedicar su vida desde que tienen uso de razón y que acaban convirtiéndose en aquello que soñaban ser cuando aún no sabían multiplicar. Si quieren ser médicos pueden centrarse en las asignaturas de ciencias, si les apasiona la música pueden dar clases de solfeo, pero ¿y si quieren ser programadores?.

Code.org reclama la formación de más ingenieros de software. Sólo cuantifican un 2,4% de los graduados hoy en su país —un porcentaje más bajo que hace una década— y tienen el doble de posibilidades de encontrar trabajo que la media universitaria.

Grandes empresas como Google apoyan la iniciativa británica; el presidente ejecutivo del famoso buscador, Eric Schmidt, afirma que para la mayoría de la gente de la tierra la revolución digital no ha empezado todavía y que en los próximos diez años todo lo que va a cambiar. “¡Hagamos que el mundo entero escriba código!”

A Schmidt no le falta razón: el mercado de los videojuegos crecerá un 47% a nivel mundial para 2016 por lo que será una buena salida laboral introducirse en este campo en desarrollo. Quizás, estos consejos deban escucharse en España, que ni siquiera se acerca a ese minúsculo porcentaje americano de las escuelas que enseñan programación, donde este mercado crecerá un 20%.

Los niños navegan constantemente por Internet sin conocimientos sobre cómo desarrollar una aplicación, dedican un gran número de horas delante de las consolas sin tener ni idea de cómo se crean sus videojuegos preferidos, pero introducir en el sistema educativo español contenidos de programación no es un paisaje muy prometedor ya que los profesores son bastante reticentes a la informática y tampoco se les pone fácil, las únicas noticias que se oyen sobre educación van acompañadas de la palabra ‘recortes’.

“Para impartir clase de programación tendría que existir un proyecto común de los profesores y que se enseñase en Física o Matemáticas. No hay tiempo para idearlo, como en Finlandia, y cuando se cierra la puerta del aula es el reino del docente” opina Ángeles Araguz, profesora técnica de FP de un instituto de Vallecas.

Pese a esto, en la Facultad de Informática de la Universidad de Valladolid se están impartiendo clases todos los lunes a 18 niños de entre ocho y trece años que quieren aprender scratch para crear juegos web, una plataforma totalmente gratuita y en español. Cada vez son más ciudades las que organizan estos encuentros para que las ideas que se plasman en el papel se desarrollen en el ordenador. Dibujan en la Red todas sus ideas y los personajes comienzan a tener autonomía y movilidad. “Cuando consiguen pintar un simple punto o hacer que el gato maúlle, se emocionan” dice Belén Palop, la coordinadora de este curso de scratch.

“La robótica personal pronto será cotidiana en nuestros hogares, y la robótica educativa y didáctica es el primer paso de esta revolución que está empezando” afirma Toni Ferraté, fundador de la empresa RO-BOTICA.

Mientras tanto, en el proceso en que los sistemas educativos debaten, discuten o descartan la opción de impartir conocimientos de programación a sus estudiantes adolescentes, los interesados disponen de diez plataformas diferentes para aprender a programar de manera autodidacta y que les ofrecerán un sinfín de oportunidades en su aprendizaje.

5 Comentarios

    • Callate mierda, vb.net lo sabe ocupar hasta un mono, los niños no tienen la cabeza aun para aprender de algoritmos, mejor disfruta lo que te quede de niñez llenado al parque a jugar, interactua con personas, etc.

  1. Eso es justamente lo que pretendemos en programamos.es y por ello queremos ser el punto de encuentro de todas aquellas personas que crean en la importancia de enseñar/aprender a programar desde pequeños. Si estás interesado/a, suscríbete a nuestra web en programamos.es/suscribir para que podamos compartir experiencias, recursos… y pásate por nuestra web, tenemos materiales y cosas interesantes…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.