Hace mucho que los MMORPG orientales de corte tradicional dieron el salto a la plataforma Android tal y como demuestran instaurados juegos como los recientes MU Origin o Durango,  en muchos casos sagas de PC que han dado el salto a smartphones, pero si hay un título que posiblemente nunca llegamos a ver ese es World of Warcraft, pues la política de Blizzard va por otros derroteros. Para aquellos que se han pateado el reino de Azeroth de cabo a rabo y tiene cierta nostalgia por aquella estética tan característica, tienen en este Burning Blood una buena forma de saciar sus ansias de procastinación y farmeo indiscriminado.

De entrada, las razas, oficios y facciones beben no mucho, sino muchísimo de la fuente. Una vez creada nuestra cuenta (solo pide correo y contraseña) e ideado nuestro personaje (de momento sin posibilidad de personalización) nos soltarán en una espiral de objetivos, misiones diarias y ventanitas informativas en las que cualquier fan del MMO más hardcore se sentirá como en casa. Bueno, más que hardcore, «persuasivo» con estas cosas.

Al igual que los mencionados juegos, Burning Blood puede jugarse con el piloto automático gracias a su sistema de movimiento automático y su interfaz pensada para complir misiones, hacer un par de pulsaciones en pantalla y a otra cosa mariposa. Una curiosa forma de adaptar el ya de por sí entretenimiento mindless asociado a estos juegos. Eso sí, en este caso la existencia de PvP libre puede incitar al player killing en determinadas áreas, pero siempre de forma delimitada para que no suframos demasiado.

Ahondando un poco en el juego iremos topándonos con todos los tropos del género y no pocas referencias al juego de Blizzard: creación de clanes, monturas volaoras, mazmorras por equipos, eventos para raids, crafting, comercio y un farmeo bastante elevado si queremos disfrutar del juego sin tener que pasar por caja a través de la tienda de objetos in-game. Y por otro lado están las concesiones al Freemium: eventos y misiones diarias, recompensas por acceder de forma continuada durante varios días y, en definitiva, el habitual entramado propio del género y modelo de negocio imperante en Android. Sabías a lo que venías.

Burning Blood podría pasar por el enésimo videojuego que intenta hacerse un hueco a partir de la nostalgia de los desdichados que pasaron incontables horas en World of Warcraft. De hecho, no es el primero que lo intenta (¿quién no recuerda aquel Order and Chaos de Gameloft?) por mucho que los MOBA hayan recogido el testigo en muchos aspectos. Por lo pronto, el juego no está disponible oficialmente a través de Google Play, pero su APK puede descargarse e instalarse a través de Uptodown sin limitación geográfica.

Burning Blood en Uptodown [APK] | Descargar

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.