Todos tenemos unas cuantas aplicaciones imprescindibles sin las que no podemos pasar. Unos cuantos programas que siempre que reinstalamos el sistema o le echamos un cable a un amigo con su PC, instalamos sí o sí. Uno de esos programas imprescindibles para muchos es CCleaner.

CCleaner es una auténtica navaja suiza para el mantenimiento del PC, un programa que se encarga de limpiar carpetas y archivos del sistema, ficheros temporales del navegador y el registro de Windows, además de ayudarnos a desinstalar aplicaciones de forma segura o restaurar copias de seguridad del sistema. Pero no te equivoces, la mayoría de estas opciones pocas veces te ayudarán a resolver un problema gordo en el ordenador, aunque usándolas periódicamente conseguirás que tu equipo funcione mucho más fluido y ligero, y habrá menos probabilidades de que aparezcan errores inesperados en el sistema.

Una de las funciones básicas de CCleaner es la limpieza de la caché del sistema y de los programas que potencialmente más morralla acumulan con el uso. Está preparado para eliminar una serie de elementos que van consumiendo la memoria del equipo y lastrando su funcionamiento, y entre los que se cuentan la papelera de reciclaje, los archivos temporales del sistema, fragmentos de archivo incompletos, accesos directos rotos o los documentos recientes. Soporta dos tipos distintos de borrado, el sencillo y el seguro. El segundo de ellos lleva bastante más tiempo, pero al menos te aseguras que los archivos que eliminas desaparecen completamente del ordenador.

Publicidad

Pero donde mejor trabaja CCleaner es con el navegador, da igual que uses Firefox, Explorer, Opera o Chrome. Al limpiarlo, se cargará de una tacada los archivos temporales acumulados, el historial de navegación, las URLs escritas recientemente, el historial de autocompletado y las cookies, permitiéndonos administrar una lista blanca de exclusiones para que las cookies de las webs que incluyas no se borren. Además, como el uso del PC no se reduce a navegar por Internet, también soporta la limpieza de la mayoría de aplicaciones más recurridas de cada categoría, como puedan ser Microsoft Office, Nero, Acrobar Reader, Windows Live Messenger, eMule, Windows Media Player o Photoshop.

Otra de sus funciones es la limpieza del registro del sistema. Conforme instalamos y desinstalamos aplicaciones o cuando modificamos parámetros de configuración de Windows, van acumulándose entradas inválidas u obsoletas en el registro. En la mayoría de ocasiones, estas entradas lo único que hacen es ampliar los tiempos de carga y respuesta de las aplicaciones y del propio Windows. Incluso pueden propiciar la aparición de errores, por lo que deshacernos de ellas de forma segura con un programa diseñado para ello como es CCleaner optimizará el funcionamiento general del equipo.

Hasta aquí contamos las opciones de limpieza del programa, pero no sus funcionalidades. Como complemento, también podemos desinstalar aplicaciones de forma segura para evitar los posibles fallos que una desinstalación manual pudiera provocar. Muchas veces éste es el motivo de que Windows muestre pequeños errores al iniciarse, y una simple desinstalación con CCleaner junto a la posterior limpieza del registro puede evitarnos estos quebraderos de cabeza innecesarios. No obstante, debes tener siempre en cuenta que modificar el registro puede tener consecuencias muy negativas, e incluso podrías dañar el sistema sin darte cuenta. Por si esto último ocurriera (esperemos que no…), debes tener en cuenta que antes de eliminar nada el programa te dará la opción de guardar una copia de seguridad que puedes recuperar en el momento que quieras.

Junto a ésta, otra opción destacable es la posibilidad de modificar los programas que se inician con Windows. Si te fijas, la barra de tareas está plagada de iconos de aplicaciones que se lanzan con el sistema, y muchos de ellos pueden ser perfectamente prescindibles. Si sabes cuáles son esos programas prescindibles o quieres añadir alguno que no se inicie ya por defecto, sólo tienes que editar la lista desde la pestaña de Herramientas.

Por último, una opción que puede resultarte muy útil en determinados casos y que no debes dejar de valorar es la de restaurar el sistema desde un punto anterior. Esta opción es un último recurso, ya que si has hecho cambios en el sistema (por ejemplo, instalando o desinstalando aplicaciones, o cambiando algún parámetro de configuración) los perderás por completo, y tampoco está garantizado que su funcionamiento vuelva a ser el de antes.

Enlace | Descargar CCleaner

Enlace | Página oficial de CCleaner

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.