Los dispositivos de reproducción multimedia de salón están prácticamente instaurados como un imprescindible en la mayoría de hogares. Unos utilizan discos duros externos multimedia, otros recurren a dispositivos Android y los más curtidos echan mano de microPCs como Raspberry Pi, pero hay muchas más formas. ¿Recuerdas aquel viejo netbook que compraste hace más de un lustro y que lleva años cogiendo polvo en el armario? Puede ser la opción más económica para montarte un potente Media Center. Explicamos paso a paso cómo hacerlo.

¿Cuánto va a consumir si lo dejo todo el día encendido?

Si queremos tener siempre a punto nuestro Media Center puede ser una buena idea dejarlo permanentemente encendido o en suspensión para que simplemente con cambiar la fuente de imagen de nuestra televisor tengamos por delante el reproductor a punto. Vamos a hacer el cálculo tirando por lo alto suponiendo que va a estar permanentemente encendido (cosa que no va a ser así) y a pleno rendimiento (cosa que tampoco).

Si nos vamos al cargador de nuestro portátil podremos calcular fácilmente el consumo en vatios y multiplicarlo por el precio del kilovatio por hora vigente a través de nuestra compañía eléctrica. Si no vemos el valor a simple vista en la etiqueta informativa (un valor expresado en en W que puede oscilar entre los 20 y los 200 en el caso de un netbook y ordenador portátil) podemos calcularlo manualmente a partir de la intensidad de corriente y tensión de salida que provee.

netbook-media-center-1

En nuestro caso los valores se pueden ver fácilmente, habiendo un voltaje de salida de 19v y un amperaje de 2.1A. Como la potencia eléctrica se calcula con la fórmula P = V * I tenemos que P = 19 * 2.1 = 39.9, redondeando 40W por hora. El precio del KW/h dependerá de la compañía y la tarifa que tengamos contratada. En España dicho valor está en unos 13 céntimos. Ajustando a la unidad que necesitamos tenemos que 40W = 0.04KW, que si lo multiplicamos por 24 horas al día y por 30 días tenemos un gasto de 28€ al mes.

Ahora bien, ni el PC consume siempre la máxima potencia ni va a estar encnedido todo el día, pudiendo, si no queremos apagarlo, ponerlo en suspensión al pasar un tiempo determinado. Es decir que si REALMENTE lo tenemos funcionando un par de horas al día, el gasto mensual no va a superar los 3€, prácticamente lo mismo que por ejemplo un Raspberry Pi Model B conectado las 24 horas. Asumible, ¿no?

LEE TAMBIÉN:  Cómo instalar Recalbox, pack de emuladores y media player en Raspberry Pi

Paso 1: Instalar KODI/XBMC

Aquí tenemos varias opciones. Ya tengamos Windows o una distribución liviana de Windows, XBMC dispone de versiones para ambos sistemas operativos que pueden instalarse fácilmente, pero si tan solo vamos a utilizar el netbook como centro multimedia, puede ser una buena idea instalar Kodibuntu, una distribución de Linux centrada en el uso de dicho software que automáticamente arrancará el programa al iniciarse y que utilizará todos los recursos de hardware en la reproducción al no tener un pesado entorno de escritorio a sus espaldas.

kodibuntu-media-center-2

Para instalar Kodibuntu, y dado que la mayoría de netbooks no disponían de unidad de disco, no nos queda más remedio que realizar la instalación a partir de una unidad USB. Anteriormente ya explicamos cómo utilizar LinuxLive USB Creator, un asistente que nos permitirá arrancar el instalador del sistema desde un pendrive en el que previamente hemos insertado la ISO del sistema operativo en cuestión. Podéis ver cómo hacerlo en ESTE TUTORIAL, aunque antes de empezar merece la pena leer un asunto relacionado con la compatibilidad con monitores externos en el punto siguiente (*).

Paso 2: Conectar el netbook al monitor

Los netbooks más antiguos tienen un conector VGA para utilizar una pantalla externa, mientras que los modelos a partir de 2009 incluían en muchos casos salida HDMI. Tanto Linux como Windows disponen de sus propios asistentes de pantalla que podemos configurar fácilmente, pero vale la pena mencionar un par de puntualizaciones. Lo más recomendable no es extender la pantalla, sino utilizar la externa como única principal. Así evitamos tener dos pantallas funcionando con un innecesario clonado o escritorio expandido, amén de que no tenemos ningún interés en lastrarnos a la resolución de una pantalla de poco más de diez pulgadas.

(*) En caso de utilizar KodiBuntu el ajuste será automático, aunque puede darse el caso de que la detección no se produzca correctamente. Para solventarlo, la mayoría de netbooks suelen tener un atajo de teclado automático con la pulsación de la tecla FN para tal propósito y según este hilo de Reddit se puede solucionar el problema cambiando la fuente de salida de imagen durante el proceso de instalación.

Paso 4 (opcional): Arrancar Kodi al iniciar el netbook

En caso de que hayamos instalado Kodi sobre Windows en vez de usar Kodibuntu puede interesarnos hacer que se inicie automáticamente al arrancar el netbook. Para ello podemos añadir el programa al menú de inicio de Windows de forma tradicional a través de MsConfig.exe en el menú Ejecutar o recurriendo a este launcher personalizado para Windows 8.1 en caso de poseer dicha versión.

LEE TAMBIÉN:  Ya disponible el nuevo Kodi 17.0 "Krypton"

Puede ser una buena idea ‘soltar lastre’ en nuestro netbook si queremos que una reproducción a 1080p vaya lo suficientemente fluida, sobre todo teniendo en cuenta que los equipos de finales de la década pasada tenían 1GB de RAM y procesadores Intel Atom de poca potencia, así que fuera antivirus, fuera actualizaciones automáticas del sistema y fuera cualquier otro elemento adicional que no vamos a necesitar residente en memoria. El asistente de CCleaner es una buena forma de hacer limpieza en este sentido.

 Paso 5: Plugins, conexión a nuestra red y sincronización con nuestra biblioteca

A partir de aquí cualquier modificación de configuración que hagamos no diferirá de la que utilizaríamos con Kodi y que expandirán y mejorarán nuestra experiencia de usuario. Aquí van algunos consejos para dejar a punto todo.

  • Puede resultar muy engorroso utilizar el propio teclado y trackpad del netbook para navegar por la aplicación, por lo que puede ser una buena idea utilizar Yatse, una completísima aplicación para Android con la que podremos controlar la reproducción de Kodi desde nuestro smartphone.

  • Como nuestro netbook dispone de unos preciosos puertos USB, podemos utilizar una unidad de almacenamiento externo como espacio de almacenamiento para nuestras películas y series además del propio espacio del dispositivo. Si no, podemos compartir fácilmente unidades desde otras máquinas conectadas a nuestra red local o incluso usando nuestro router como elemento para compartir espacio de red tal y como explicamos en este tutorial.
  • Y lo mejor de todo, no debemos olvidar que estamos utilizando un completo PC con una potencia que, aunque limitada para correr software ‘moderno’ puede servirnos entre otras cosas como máquina de emulación son tener que salir de Kodi, ya que este permite la instalación de módulos y plugins externos para expandir sus funcionalidades. En el blog ya hemos hablado muchísimas veces de la cantidad de cosas que podemos hacer con él: Reproductor de vídeos de YouTube, buscador de subtítulos, reproductor de torrents cargados en tiempo real por streaming, gestor de canales de televisión vía satélite… creo que ya hay bastantes argumento0s, ¿no?

Sponsored content
  • Ruben Lopez

    Jejejjej

  • Tonni MaFl

    en eso hay canales de peru en kodi