Microsoft ha decidido sacar a la luz a su nuevo sistema operativo: Windows 8. Lo ha hecho en una larga conferencia en la que han mostrado las nuevas y flamantes funciones que meterán a Windows, de lleno, en el terreno de los dispositivos táctiles.

Para ello han creado una nueva interfaz gráfica en la que han utilizado el estilo Metro, ya presente en el sistema operativo Windows Phone y en otras aplicaciones de Microsoft como Zune.

Esta nueva interfaz se presenta revolucionaria: se acabaron los iconos, los menús y las carpetas. Ahora las aplicaciones son visibles directamente en el escritorio, en forma de widgets, con los que podemos interactuar sin tener que abrir la aplicación.

Estos widgets se muestran en una especie de línea continua personalizable, de forma que podamos tener acceso rápido a todas y cada una de las aplicaciones presentes en el escritorio.

¿Significa esto la desaparición del escritorio tradicional, la barra de tareas y los componentes a los que estábamos acostumbrados hasta ahora? No del todo. Windows 8 incorpora un escritorio clásico, muy parecido al de Windows 7, donde podemos ejecutar aplicaciones antiguas y manejar el sistema como lo habíamos hecho hasta ahora.

Decimos “aplicaciones antiguas” porque Windows 8 supone un cambio a la hora de crear aplicaciones. Con los ejemplos que nos han mostrado, Microsoft ha dejado sus ideas claras: quiere que las aplicaciones pasen al siguiente nivel, sean claras, sencillas y estén en total consonancia con el sistema operativo. Para ello han creado una API para integrar las aplicaciones en el sistema, de manera que sean compatibles con funciones como “Compartir” o “Buscar”.

Con respecto a las aplicaciones, tenemos que comentar que Windows ha decidido unirse a la tendencia actual de crear un almacen de aplicaciones con la Windows Store, de forma que será posible acceder, desde el propio sistema, a toda una colección de aplicaciones preparadas para funcionar a la perfección con Windows 8.

La multitarea se entiende ahora de otra manera. Al ser las nuevas aplicaciones, de entrada, a pantalla completa, manejar dos aplicaciones a la vez consiste en dividir la pantalla en distintos espacios donde ejecutar cada aplicación.

Windows 8 se integra a la perfección con cuentas Windows Live, sirviendo éstas, incluso, para iniciar sesión en el sistema. Pero no sólo se limita a soportar servicios sólo de Microsoft. Acceder a las fotos de Facebook o Flickr será más fácil que nunca con el soporte de cuentas online, así como importar contactos de nuesta cuenta de email online, permitiendo tratar el contenido de cada servicio como contenido real del sistema.

Si a esto le unimos la compatibilidad con dispositivos que siempre a tenido Windows, un bajísimo consumo de recursos y un arranque casi instantáneo, tenemos en Windows 8 un sistema operativo realmente prometedor y a la altura de los nuevos tiempos.

Si quieres probar Windows 8 gratis puedes descargarlo desde Uptodown: http://windows-8.uptodown.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.