Seguramente habrás leído un sinfín de veces en nuestra cuenta de Twitter o en los post del blog que tal o cual aplicación ha sido lanzada a modo de Soft Launch. Se trata de una expresión referida a un sistema de publicación de software cada vez más extendido que consiste en publicarlo en una zona geográfica reducida antes del lanzamiento global para comprobar su aceptación y pulir aspectos relacionados con su distribución. Si nos centramos en el ámbito móvil ya nos habremos topado con la imposibilidad de instalar una app desde Google Play por un bloqueo regional, pero si se distribuye la app en formato APK no hay ningún tipo de limitación geográfica si la propia aplicación no lo contempla, pudiendo instalarlo y ejecutarlo sin limitación alguna.

soft-launch-android

¿Pero por qué se recurre a los soft-launches? En el ámbito del desarrollo de software, lo más común siempre ha sido realizar lanzamientos en fase beta, ya sean abiertos o cerrados, para obtener un feedback más completo por parte de la comunidad de early adopters y así realizar las modificaciones pertinentes antes del lanzamiento final. Uno de los principales escollos durante un lanzamiento abrupto radica en que los costes de promoción en un lanzamiento a nivel internacional son desmesurados, y la presentación de un nuevo producto “a dos tiempos” no suele dar buenos resultados cuando existen bugs o problemas en el funcionamiento que pueden crear una mala reputación difícil de erradicar posteriormente; ahí están las estadísticas que afirman que un 80% de los usuarios desinstalan apps móviles al tercer día. Por eso, tiene sentido crear una burbuja a modo de muestra de usuarios para así medir mejor el engagement y los beneficios según su modelo de negocio sin que ello provoque repercusiones a medio plazo. Y aparte lo obvio: no es lo mismo que un problema en la aplicación afecte a mil personas que a un millón.

retention_graph_average

El problema de esto viene cuando una aplicación tiene tanto renombre que, aunque se distribuya en mercados concretos, acabe siendo descargada en otros países donde teóricamente no está disponible de forma oficial, aunque debemos dejar claro que una cosa es el bloqueo de Google Play y otra la restricción que anteponga la propia aplicación. El caso de Pokémon GO es bastante representativo. En cuanto el juego estuvo disponible en Estados Unidos a través de Google Play pusimos a disposición de los usuarios su APK y todo el mundo pudo instalarlo sin problema. Aún así, y dependiendo del país en cuestión, unos usuarios pudieron jugar mucho antes del lanzamiento oficial (como sucedió en España) mientras que otros tuvieron que esperar a que se publicara en su país (casi toda Latinoamérica). Es decir, que Niantic puso restricciones de uso dentro de la propia aplicación independientemente de que fuera poco a poco lanzándose oficialmente en más países. O lo que es lo mismo, un soft launch puede estar perfectamente habilitado para funcionar desde cualquier parte.

Vivimos un tiempo en el que los estudios de desarrollo de envergadura están adquiriendo la mala costumbre de utilizar al usuario final como tester de aplicaciones sin terminal, principalmente por los cada vez más ajustados tiempos de desarrollo en los que el primordial debugging se deja de lado en pos de que el marketing obre milagros. ¿La solución? Publicar en un mercado acotado para minimizar daños en caso de catástrofe. En Uptodown no queremos aprovecharnos de la situación, simplemente nos atenemos a nuestra política de distribución de software. Si una aplicación no dispone de bloqueo regional de por sí, que cada uno la descargue según considere oportuno independientemente de los planes de distribución de su creador.

Imagen | Andrew Chen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here