Google ha lanzado la versión 23 de su famoso navegador Chrome, que trae como novedad principal el incluir la opción “No rastrear”. Internet Explorer Mozilla Firefox ya incluían desde hace un tiempo esta función que permite a los usuarios elegir que sus datos no sean registrados. Ahora, quien ha incorporado el botón “Do Not Track” es Chrome.

Supongo que algunos se han preguntado por qué tras realizar una búsqueda en la web sobre un tema en concreto o un producto determinado nos aparece durante la navegación publicidad relacionada con esos mismos productos que han buscado o artículos relacionados. Como muchos sabrán esto se debe a que los navegadores rastrean la navegación del usuario y las cookies, y usan esa información para enviar publicidad personalizada. ¿Legal? ¿ético? ¿atenta contra nuestra privacidad? Sea cual sea la opinión que se tengan al respecto, esto se hace.

Es por ello que de un tiempo a esta parte varios navegadores han incorporado una función que hace que los datos de navegación no puedan ser rastreados, lo cual es un atractivo para el usuario del navegador. Además de la mencionada función, en la actualización a la versión 23 de Chrome se agrega también un menú que permite hacer algunas elecciones adicionales, como bloquear el acceso a las cámaras web del ordenador, a la información de ubicación y a otros apartados comprometidos.

Otras modificaciones que se ha hecho es la inclusión de aceleración gráfica por hardware para vídeo, que ayudará ahorrar el consumo de batería, así como una API que ofrecerá algunas herramientas novedosas para la creación de aplicaciones de vídeo y audio a los desarrolladores.

Chrome 23

La inclusión de la función Do Not Track, o DNT, forma parte de una importante iniciativa lanzada por el gobierno del reelecto presidente de Estados Unidos Barack Obama, que pretende establecer una regulación sobre la privacidad de los datos de los usuarios en Internet. Esta iniciativa lleva el nombre de Privacy Bill of Rights (Declaración de Derechos de Privacidad). En este sentido, hasta ahora lo que se ha logrado es que varias de las grandes compañías de Internet: AOL, Microsoft y Yahoo, en sus respectivos navegadores, ofrezcan la posibilidad al usuario de elegir si quieren que sus datos sean rastreados o no.

Este acuerdo entre grandes compañías de Internet no elimina la posibilidad de recopilar datos de los usuarios para otros fines como realizar estudios de mercado, desarrollo de productos y demás, pero al menos es un paso importante en la dirección correcta. Sin embargo, quienes no están nada conformes con esta decisión son las empresas que  anuncian en Internet y que utilizan esta función de rastreo de los navegadores como parte de su estrategia de marketing.

En este sentido, la posición de Google es un tanto diferente a la de Mozilla o Microsoft, ya que como sabrán casi toda la publicidad en Internet se organiza y se distribuye en torno a los servicios de Google AdWords, Google AdSense y al Page Rank que el buscador le asigna a cada página web. Y claro, al ser el navegador Chrome un producto de Google, se crea un conflicto de intereses para los de Montain View, quienes han debido optar entre el poner o no a disposición de sus usuarios una herramienta que sus competidores directos ya ofrecen, aunque esto pueda alterar la organización de su sistema de publicidad.

7 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.